divendres, 3 d’octubre de 2008

LA DURA VUELTA AL TRABAJO, entrevista en La Vanguardia

Transcribo mi opinión en este punto, publicado en La Vanguardia el 30 de agosto del 2008, y me gustaría enriquecerla con las vuestras, que me podéis enviar por e-mail... (reportaje entero en http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080830/53529838177.html).

(...) Por eso Mònica Lapeyra, psicóloga, consultora para empresas y especialista en acciones formativas a través de juegos, asegura que cuando se da este síndrome es porque hay algún otro elemento que no funciona. "Si a mí me gusta el trabajo que hago, me siento realizado y el estrés no me supera, hay un equilibrio entre lo que doy y lo que recibo. No tengo por qué sufrir el síndrome posvacacional. Es como la depresión del lunes: no se quiere volver al trabajo. Pero también he observado en mis cursos en empresas que hay personas que no sufren este tipo de síndrome". ¿Qué personas no sufren este problema? Lapeyra lo explica. "Son los que saben lo que quieren hacer, saben qué les gusta y enfocan su vida para trabajar en ello. Deciden qué quieren hacer profesionalmente, en lugar de aceptar un trabajo sin plantearse si es el que más les conviene. Son aquellas que acometen cambios en su lugar de trabajo e incluyen nuevos puntos de vista y perspectivas más amplias para adecuarlo a sus expectativas profesionales y vitales. Y fi nalmente son aquellas que cambian de ocupación cuando la actual ya no les satisface, independientemente de que durante años sí lo hicieran. No dejan que su trabajo se convierta en una costumbre, en la que se instalan sin revisarla". Sobre este tipo de personas se escribió un reportaje el 1 de marzo en ES titulado "La bolsa o la vida". Todo es posible."